19 de marzo de 2016

No es un superhéroe, es un súper papá!

Este post ha sido un poco difícil para mi ya que estaba en la disyuntiva de escribir algo para todos los padres o sólo referirme al padre de mis hijos, mi esposo. Por otra parte, yo también tengo padre así que la dificultad aumentaba aún más. ¿Sobre quién escribo, a quién describo, para quién quiero escribir? 

Sinceramente, aplaudo a todos los padres que me leen porque imagino la lucha que llevan cada día para sacar adelante su familia y envío miles de abrazos y besos a mi padre, por ser un ejemplo de fuerza de voluntad, generosidad, alegría, sencillez y fe. 

Sin embargo, mi corazón me dice a gritos que sobre quien quiero escribir es sobre mi marido, el padre de mis 4 hijos! No puedo hacerlo de otra manera, porque es la mitad de mi alma, mi compañero de vida, mi fuerza para vivir y la alegría en mis días!




Realmente he sido bendecida, creo que Dios ha puesto en mi camino a mi único y verdadero complemento de vida y amor. Con él, hemos recibido la alegría de tener 4 maravillosos hijos, que llenan de luz nuestro hogar. Es cierto que las dificultades y percances  de la vida no se nos han ahorrado, porque si el Cielo hablara, podría contar miles de anécdotas en las que hemos tenido que luchar juntos. Pero no me puedo quejar, trato de nunca hacerlo, porque tengo junto a mi lo que verdaderamente me llena de felicidad: mi esposo y mis hijos. 

Veo en el padre de mis hijos a un luchador, siempre mirando el lado positivo de las cosas! De él he aprendido que debemos siempre estar agradecidos por lo que tenemos y dejar de lamentarnos por lo que no tenemos. Me parece verle sus manos entre-cruzando sus dedos para enseñarme (sin quererlo) que de las personas debemos sacar aquellos puntos que nos unen y olvidarnos de lo que nos separan, como buscando el engranaje perfecto que nos acerca a las personas que queremos. Admiro su voluntad para sacar adelante sus proyectos y objetivos: nunca se rinde! 

A mi me parece increíble como siempre, sin importar las contrariedades del día, entra a casa, cuelga sus problemas y sonríe como diciendo: "ay, por fin he llegado a casa" y me da un abrazo. Me hace sentir que lo que realmente quiere decir es "por fin estoy contigo" y le agradezco que el sepa valorar que tenemos - juntos - un hogar. 

Agradezco infinitamente lo implicado que está en la educación de nuestros hijos y en la dedicación y atención que le presta a cada uno de ellos. No "está" en casa, más bien "comparte" en casa. Pero he de decir que la gran educación que le está dando a nuestros hijos no es la que dice, sino la silenciosa: su saber estar, su positivismo, su Fe, su sonrisa incluso cuando hay dificultades, su sensibilidad para notar pequeños detalles, su hombría, su esfuerzo diario, su sana "locura"! 

¿Sabes qué es lo que pasa? Que no hay nadie con quien yo me lo pase mejor! El es de verdad quien más alegría me da! Quien más me hace reír! Quien más me entiende! 

El padre de mis hijos, mi esposo, es aquella persona que aún conociendo todos mis defectos y errores, me quiere. Hoy quiero agradecerle cada una de las horas que ha estado a mi lado desde un 15 de agosto cuando nos conocimos. Gracias un millón de veces. 

"Tú, amor de mi vida, haces que quiera ser una mejor persona y eres el motor que me impulsa a intentarlo cada día."

¡Feliz día del padre!  

Chily




LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...